Skip to content

El Dorado de una FP a la alemana

febrero 9, 2012

Os dejo aquí un reportaje de El País, del pasado 7 de febrero de 2012. En él se describe el sistema dual de formación alemán que combina estudio y trabajo. Un sistema envidiado en todo el mundo, de hecho ya se exporta a China e India y que el Ministro de Educación, José Ignacio Wert, pretende adaptar a España con una “implantación gradual, consciente y atenta a las diferencias que se derivan del distinto tejido productivo”El Dorado de una FP a la alemana

Sin embargo, se trata de un modelo de difícil aplicación en nuestro país, debido fundamentalmente al coste económico y la estructura empresarial de nuestro país. Os dejo algunas otras cuestiones que dificultan, pero que no impiden,  su aplicación en nuestro país:

Los costes que el sistema tiene para las empresas que acogen a los alumnos. Requiere un número muy alto de empresas dispuestas a asumir una parte importante de su coste, ya que las empresas están obligadas a cubrir la cuota de seguridad social, desempleo y jubilación de sus aprendices.  el coste de un alumno de FP alemán es de 17.000 euros  y más de la mitad es un coste neto para las empresas (8.700 euros/año). Por lo que supone en realidad una “inversión” no sólo para el país, sino también para la industria. Es decir que el sistema exige un tejido empresarial sólido y un concepto de responsabilidad social, pues las compañías no pueden declinar la formación ni en tiempos de crisis. En el caso español, en el actual panorama de crisis la Administración tendría que pagar a las empresas para que aceptaran a los alumnos, costes en estos momentos difícilmente asumibles por el estado.

– La estructura del tejido empresarial. Es necesaria una estructura formativa en las empresas de la que España carece como por ejemplo la figura del tutor-profesor (monitores expertos en la profesión y diplomados en conocimientos de pedagogía y psicología). Además el 85% de las empresas en España son pequeñas, no están en condiciones de ofrecer esa formación. Otro dato: los empresarios españoles son los que menos invierten en la formación de jóvenes trabajadores de toda la UE.

-Falta de compromiso e implicación de los agentes sociales: el sistema alemán se basa  Gobierno y empresas que corren con los gastos,  los sindicatos apoyan sin fisuras y las cámaras de comercio gestionan la relación entre las firmas y los centros de formación. En España,  da la impresión que el sector empresarial ven las prácticas como una forma de lograr mano de obra barata, no como una parte de su responsabilidad con la sociedad. Los sindicatos en estos momentos parecen mirar más hacia cómo mantener los derechos de los trabajadores, su movilidad y cómo protegerles.

-No es una reforma a corto plazo de reducción del paro juvenil y del abandono escolar. Los responsables políticos señalan que esta iniciativa de reforma del sistema de FP puede ayudar a combatir los elevados datos de paro juvenil, sin embargo,  en mi opinión será difícil que logre ofrecer a los jóvenes  posibilidades reales de incorporarse al mercado laboral de manera estable en un momento como el actual.  Por lo que respecta al abandono escolar, la mayoría de estudios demuestra que la principal razón de abandono escolar temprano no son los problemas económicos, sino el bajo rendimiento o la falta de orientación profesional del alumno.

-Problemas en la oferta de ciclos de FP. En España la oferta es mucho menor y la demanda ha crecido en los últimos años con la crisis y el reparto de titulaciones es desigual en el territorio español. Además con frecuencia los módulos no atrae a los jóvenes ni el que más salida encuentra en el mercado.

– Inexistencia de una política clara de prácticas de formación en empresas.  En 2004, el gobierno alemán y la industria instauraron un Pacto Nacional para la Formación Profesional para atajar un desempleo que entonces llegó al 12% y que se cebaba precisamente en quienes elegían esta vía de formación.  Al contrario que en Alemania y en otros países, ningún Gobierno español ha dispuesto jamás una ley que obligue a las empresas a participar en la formación de sus aprendices. Su estrategia ha sido, más bien, subvencionar las contrataciones a jóvenes y las prácticas, por lo que parte del empresariado español se nutre de subvenciones públicas, pero la convierte a los becarios españoles en trabajadores mal pagados o gratuitos.

En unas recientes Jornadas, los Responsables de la Cámara de Comercio Alemana para España señalaban que “para implantar este modelo con éxito España necesita un pacto nacional que aglutine a todas las fuerzas políticas y a las organizaciones sociales y económicas para construir su futuro sobre personas formadas y motivadas“. Desde este Blog no podemos estar más de acuerdo con los responsables alemanes.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: